lunes, 26 de enero de 2009

QUÉ PEDIRLE Y QUE NO PEDIRLE A DIOS?

(Este escrito es quizas mas largo de lo normal, te recomiendo que si puedes lo leas en partes (o días) , pero si conforme vas leyendo, vas notando que necesitas saber esto, así como me pasó a mí al escribirlo, espero que sea de bendición y te enseñe o refresque verdades que sé hoy te hacen falta).

Este jueves pasado, tuvimos la grabación del programa 100% teniendo como invitado a Heriberto Hermosillo. Tuve la oportunidad de recibirlos aquí en Cuerna, y fuimos a comer; mientras esperábamos que todos llegaran, empezamos a platicar Beto y yo al respecto de la serie que está promocionando ( http://www.sembradosenbuenatierra.com/ ); tocamos varios temas muy interesantes, algunos de los cuales podrás ver en el DVD o en el canal de semilla en youtube ( www.youtube.com/semillaTV ) próximamente. Pero hoy quiero compartir contigo 1 de los puntos que mas he estado meditando y digiriendo desde entonces: ¿QUÉ PEDIRLE A DIOS?.




Con el título de este blog, no quiero que pienses que hay cosas que no le debes pedir a Dios, ultimadamente Fil. 4:6 nos dice que presentes tus PETICIONES a Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Pero el título del blog es más mi manera de entender este tema del que tomo como base: Luc. 12:29-31.

Vosotros, pues, NO OS PREOCUPÉIS por lo que habéis de comer, ni por lo que habéis de beber, ni estéis en ansiosa inquietud. Porque vuestro Padre sabe que tenéis necesidad de estas cosas. Más buscad primeramente el reino de Dios, y todas estas cosas os serán añadidas.


Este sábado en God´s way, vimos en el libro de Números, cómo el pueblo de Israel, a pesar de que Dios les llevaba ya tiempo cuidando en el desierto, después de haberlos sacado de la esclavitud por la cual clamaban a Dios por ayuda, Él los libera, le guía por el desierto, les provee comida, buen clima, victorias en batallas, etc.. y en especial en el rubro de la comida (necesidad “básica”, junto con el agua y el vestido, Mat. 6:31 ), ellos recibían de Dios el maná, que les proveía todo lo necesario para seguir y vivir, hasta llegar a la tierra prometida.


Pero ¿qué pasó?, se hartaron del maná, y en vez de tener un corazón agradecido, se empezaron a quejar a oídos de Dios (Num. 11:1), y Dios envió lo que ellos QUERÍAN, mas no era lo que ellos necesitaban. Ellos ya tenían lo que necesitaban. Y muchas veces lo que QUEREMOS, es muy distinto a lo que NECESITAMOS. Por otro lado en Deut. 29:5 Moisés les recuerda al pueblo de Dios, que fueron guiados 40 años por el desierto, que su ropa no envejeció, ni su calzado se acabo, caminando 40 años por la arena del desierto (y tu y yo queremos cambiar de ropa cada cambio de temporada jajaja).


Pero en ese periodo Dios cuidó cada detalle que ellos necesitaban, y lo que no les dio en ese periodo, era para que ELLOS SUPIERAN QUE JEHOVÁ ES SU DIOS (Deut. 29:6), para que cuando entraran a la tierra prometida, no se olvidaran de ello. Pero aún así, nosotros somos como Israel, no tenemos un corazón para entender, ni ojos para ver, ni oídos para oír, y como tenemos la mirada puesta en lo aquí y ahora, en lo temporal en lo que vemos solamente, nos awitamos, nos amargamos, frustramos por lo que NO TENEMOS. Y algo que Dios me está queriendo instalar en mi corazón es esto: DIOS PROVEE PARA SUS HIJOS, PERO NOSOTROS SIEMPRE TENEMOS QUE TENER MÁS PARA ACALLAR A LA CARNE. (grave error mi amigo (a)).


Y Dios me está enseñando y confirmando por medio de la plática con Beto, que no hay un padre responsable al cual le TENGAN que avisar sus bebés que no hay leche en el refri o comida. Sino que el padre tiene cuidado de sus hijos y provee aún antes de que ellos pidan. Y no se si tu pero muchas de mis oraciones tenían mucho de pedirle a Dios cosas que El ya se está encargando de ellas, en vez de buscar primeramente Su reino, y alinear mi voluntad a la de El, que es precisamente uno de los propósitos de la oración: EL PROPÓSITO DE TODA ORACIÓN ES ENCONTRAR LA VOLUNTAD DE DIOS Y HACER DE ESA VOLUNTAD NUESTRA VOLUNTAD.


No estoy diciendo que no le digas a Dios tu necesidad, o que no le expongas tu corazón a Dios, eso lo hable ya en escritos anteriores, y algo que me encanta de Dios es que le gusta oírte exponer tu necesidad a El, y pedirle y acercarte confiadamente a El. A donde quiero llevarte o mejor dicho llevarnos, es a alinear nuestro corazón al de Dios, a pedir lo que El quiere que pidamos conforme a Su voluntad, y por ende recibir la respuesta adecuada y oportuna para cumplir el propósito para el que estamos aquí: conocer a Dios, darle a conocer y glorificarle.





O más aterrizado, no sé si te ha pasado, que andas débil o sensible, o como le llames tu a ese estado, en el que parece que sales a la calle sin armadura, y cualquier cosa te hace sentirte mal, frustrado, molesto, harto, física, mental, espiritual, y anímicamente MAL, sientes que no tienes nada, que estas solo (a), que es en vano todo lo que haces, que no vas a ningún lado, etc… ; ¿te ha pasado?. En esos momentos, es cuando tienes que acudir a la cruz, a Aquel que te ama, entiende y se compadece (Como el padre se compadece de los hijos, se compadece Jehová de los que le temen. Salmo 103:13). El enemigo te dirá que no vale la pena, que estas solo, pero recuerda que Jesús dijo que estará contigo todos los días (otra traducción nos dice: SIEMPRE) Mat. 28:20. Y Él a no miente y es fiel. El problema es que no tenemos fé, o nos falta fé y eso mi querido amigo(a) ahí te va la receta, y GRATIS, de cómo tener el diagnóstico y el remedio para esos momentos. Nomás no le vayas a decir esto a nadie eh!, es un secreto aquí entre nos, y esto yo lo cobro aparte y en euros :D.

El problema cuando estoy enfocado en lo que ME falta, o creo NECESITAR, y me pongo impaciente creyendo que a Dios no le importo o ya se “tardó”; es que tengo la mirada puesta en las cosas que se ven (2ª Cor. 4:18) y Dios está queriendo producir en mí peso eterno y enseñarme que Él es mi Dios.

Y eso es consecuencia de que me falta fe; ahora bien, ¿PORQUÉ ME FALTA FE?, esa es la pregunta correcta. Y Dios nos ama tanto que es muy claro en Su palabra y nos dice que: LA FE VIENE POR EL OIR, Y EL OIR POR LA PALABRA DE DIOS. Entonces debo entender y hoy día lo compruebo, que cuando mas “débil” estoy y más ingrato me pongo y me afano por lo que NO TENGO, es porque no he pasado el tiempo necesario leyendo, meditando, viviendo la Palabra de Dios, y escuchándola. Yo puedo dar fe y legalidad de eso.

Y sabes que es lo peor!!!!. Que satanás es tan sutil en ocasiones fascinándonos con otras cosas, llevando nuestra atención a otras cosas en vez de pasar tiempo con Dios, y que todo empieza con un: “ no, hoy estoy muy cansado, no voy a leer mi Biblia, al fin por 1 día no pasa nada” o “ ya tengo que salir de mi casa, voy tarde, no me dio tiempo de orar y leer mi Biblia, pero bueno, en el carro oro y luego compenso el tiempo de lectura”, y cuando menos te das cuenta, ya te enfriaste, y al parecer no pasa nada, pero en ese día del que hablamos 3 párrafos arriba, que es cuando MÁS necesitas armas y fortaleza: QUE CREES? NO LAS TIENES. Porqué? pues porque no invertiste tiempo en lo privado, entrenando, entonces pues a la hora del partido, no tienes nada que hacer más que perder. Me pasó este jueves, llevaba ya 2 semanas sin correr, ni tocar un baló de fut, regrese a las canchas y ¡no seas payaso! Me sentí tan tronco, tan sin técnica, tan sin recursos, tan basura, que mi mente quería hacer cosas, pero mi cuerpo nomás no daba, y me metí una cansada espectacular que 2 dias después me dolían aun las piernas. Ya estoy viejo, pensé. Pero no, la neta es que desde noviembre, diciembre, enero (y todas esas mendigas semanas en las que no hay la actividad normal), descuide mi condición y mi futbol. Lo mismo pasa en el ámbito espiritual, DESCUIDAS lo vital, por lo que “crees” que es urgente, y a la hora del partido, no puedes responder.

¿Qué te enseña eso? Muy fácil. Me encanta como Heb. 2:1 nos da la clave: es NECESARIO que con más diligencia atendamos a las cosas que hemos oído (recuerdas de donde viene la fe? Del OIR y el OIR de la PALABRA DE DIOS), no sea que deslicemos.

El original griego para lo que aquí entendemos como DILIGENCIA es una combinación de 2 palabras:

- Prosecko= prestar atención, poner cautela, APLICARSE uno mismo.
- Perissotéros = más sobreabundantemente, con mucho deseo.

Entonces podemos entender diligencia como: ECHARLE MUCHAS GANAS CONSTANTES.

Entonces ahí está la receta para la falta de fe: PON ATENCIÓN, APLICATE CON MUCHAS GANAS A ATENDER LAS COSAS DE DIOS Y TU COMUNIÓN CON EL.

Entonces según la Biblia, no te deslizaras o como dice una interpretación de esto, NO PIERDAS EL RUMBO.

Espero que esto haya sido de utilidad para ti, lamento haberlo hecho tan largo, pero creéme que me estoy escribiendo a mí y de paso si te sirve pues ya la hicimos :D

Te mando un abrazo, ya sabes a que APLICARTE esta semana, para fortalecerte a la hroa de los trancazos.

Ya habilité este blog para que me puedas dejar comment, solo dale click en “Comentarios” con un lápiz junto. Y en la opción de identidad ponle anónimo, y ya solo al final de tu comentario poner tu nombre. Me encantaría saber cómo este blog a ayudado en algo de tu caminar conociendo a nuestro Dios.

Que tengas buena semana y nos vemos o leemos el lunes próximo.

Kike

4 comentarios:

Albert dijo...

Simplemente GRACIAS.. por dejarte usar..

Ana Márquez dijo...

yeah.. a aplicarnos!

Kike Torres dijo...

Gracias por sus comments Albert y Anita.

Bendiciones.

Kike

rebeca dijo...

hola:
me tope con tu blog, y debo decir q ha sido de mcuha bendicion , Dios nunca pone casualidades en esta vida, todo lo q el hace esta perfectamente planeado aunq a nosotros nos paresca aveces suerte, q bien todo lo q escribes , te seguire leyendo.
rbk