lunes, 5 de julio de 2010

Adicción al trabajo vs. "SABBATH"/día de "reposo" - (Dios tenía razón)

Has sentido que te hacen falta días en la semana u horas en tu día?

La semana pasada fue desde el lunes muy intensa/pesada; Dios me venía hablando desde hace unas 2 semanas en mi tiempo devocional acerca de Col. 2:1,2

"Porque quiero que sepáis cuán grande lucha sostengo por vosotros... "

Y dentro de tooodo lo que conlleva una semana... y mas la pasada que empezó con cierta resistencia, y así siguió aumentando la carga de situaciones obvias en el ministerio y vida, y dentro de todo eso, me llamó la atención y artículo de hace 1 semana que decía:

"ADICCIÓN AL TRABAJO

Advierten especialistas que el no desconectarse del trabajo oculta otras patologías; el adicto al trabajo busca compensar otros problemas que no ha resuelto y al final de cuentas no logra un triunfo profesional, sino su propia destrucción.

MADRID, España, jun. 18, 2010.- Jornadas laborales interminables, culpabilidad cuando están fuera de la oficina, ansiedad en vacaciones, en resumen trabajar de forma compulsiva, éste es el comportamiento de los adictos al trabajo.

Aunque a simple vista no parezca un gran problema, ya que se acepta como algo positivo socialmente, el no desconectar nunca del entorno laboral oculta otras patologías.

Para el psicólogo Iñaki Piñuel, experto en tratar problemas laborales, el adicto al trabajo busca, con su trabajo, compensar, tapar, otros problemas que no ha resuelto.

Diferentes estudios calculan que entre el 8% y el 12% de los españoles tienen una relación patológica con el empleo. Pero seguir un ritmo frenético de trabajo no es fácil pues supone un desgaste físico y emocional.

Por ello, los adictos al trabajo se refugian en otras dependencias. Recurren a tranquilizantes y excitantes para conseguir dormir o rendir al máximo dependiendo del momento.

De hecho, muchos de los casos de abuso de cocaína que llegan a centros especializados en tratar adicciones, se descubre que la causa principal es la relación enfermiza con el empleo.

Es el caso de Alicia, un nombre inventado pues prefiere ocultar su identidad, una abogada de éxito que los últimos cinco años de su vida laboral en un bufete, los pasó tomando pastillas y alcohol para aguantar jornadas maratónicas...

Y es que el carácter patológico de un comportamiento adictivo al trabajo acaba destruyendo la vida laboral y personal del que lo padece. Lo que le espera al final al adicto no es un triunfo profesional y social, sino su propia destrucción, la destrucción de su pareja, de sus relaciones personales y finalmente su modus vivendi, asegura el psicólogo Iñaki Piñuel.

Y es que según Piñuel, al final más horas no significa más calidad de trabajo. Más horas finalmente terminan siendo más costos, más incidentes críticos, un peor clima laboral, estos adictos llevan a todos los demás trabajadores a incidentes críticos, broncas, conflictos, mobbing, maltrato.

Buscar el equilibrio entre trabajo y tiempo libre sería lo ideal. Claro que con la inestabilidad del mercado laboral que existe en estos momentos en España, decirlo es fácil pero conseguirlo no tanto.

Todos sabemos que se trabaja para vivir, pero cuando la supervivencia para muchos depende de trabajar sin descanso (incluso con dos empleos ya que no llega a final de mes) pues la sentencia adquiere otro significado."

Es fascinante que si este Iñaki hubiese leído la Biblia, no habría tenido que perder tanto tiempo investigando o analizando a Alicia para "descubrir" que el modelo de Dios para Su creación, es 100% efectivo, lógico y NATURALMENTE VIGENTE.

Vemos esta interesante dinámica de "reposar" desde la creación en Gen. 2:2

"Y acabó Dios en el día séptimo la obra que hizo; y reposó el día séptimo de toda la obra que hizo."

En Exo. 16:23 nos lo ordena Dios por 1a vez:

"Y él les dijo: Esto es lo que ha dicho Jehová: Mañana es el santo día de reposo, el reposo consagrado a Jehová..."

Y es mencionado como el 4o mandamiento en Ex. 20:8-11

"Acuérdate del día de reposo para santificarlo. Seis días trabajarás, y harás toda tu obra; mas el séptimo día es reposo para Jehová tu Dios..."

Creo firmemente que hoy nuestra vida tiene mas "horas laborales" que antes... debido a la cantidad de distracciones que tenemos hoy día con llamadas telefónicas (referentes al trabajo), blackberry, iphone, laptops, etc... Cúantas veces en la última semana recibiste y tomaste una llamada durante el tiempo de comida o cena (en familia)?

He visto ya como una necesidad, y más ahora casado, de programar y respetar 1 día de descanso a la semana simplemente para "SER", ya no solo "HACER". Precisamente hoy hablamos mi esposa y yo de la necesidad hasta como familia de ello.

Normalmente en el ministerio los "días libres" se ocupan los lunes, pero después de un ya un tiempo en el ministerio, mas los de Jaime (mi pastor y amigo), hemos visto que en "el san lunes" nunca descansamos (Amén Jaime? jajaja); y con el blog, discipulado en noche, y cosas que recibimos por diferentes medios, sumado a los ataques "pos-predicaciones) es complejo simplemente "desconectarse" los Lunes; por lo que en lo personal estoy procurando tomar los Martes para "reposar" y obedecer a Dios en ese tan muchas veces menospreciado mandamiento. Las veces que lo he respetado y simplemente leer, meditar, amar, ser, etc..., es cuando Dios me da la mayor fuente de lo que El tiene para mi y a su vez en muchas veces para poder bendecir a otros, cada semana.

Porque cualquiera que guardare toda la ley, pero ofendiere en un punto, se hace culpable de todos. (Sant. 2:10).

Dios no se equivoca.

Tienes tu ese día en tu semana, en el que predomina el tiempo solamente entre Dios y tú?

Te mando un abrazo y nos vemos la próxima semana.

Kike

1 comentario:

Sergio G. dijo...

Excelente! Gracias por el tiempo que te tomas para escribir. . . , desde niño siempre pensé que el trabajo de pastor era agúuusto, y sobre todo porque su día de descanzo ellos no tenían que ir a la Iglesia. . . jajajaja saludos!